República Dominicana

Sonya Repostería: un ejemplo de trabajo y esfuerzo

21/07/2015

"Mis hijos han estado conmigo en todo el trayecto de la creación y crecimiento del negocio. Aspiro a verlos trabajar con sus hijos como yo hice con ellos".

Este proyecto, D' Sonya Repostería y Bufé, inició de forma muy sencilla. "Las personas daban lo que costaban los materiales y yo les hacía los pasteles. Para ese entonces eran como RD$15 pesos", cuenta Sonya Castellanos, propietaria del negocio. Antes utilizaba un anafe, con una olla y una parrilla donde entraba los bizcochos y para 1987 hice el primer pudín de bodas.

El negocio empezó con mi esposo y mis hijos, tengo tres hembras y un varón, todos participaban y ayudaban. Mi esposo era pensionado de un banco del Estado y cuando la pensión no era suficiente para mantenernos, todos tuvimos que empezar a trabajar.

Aunque realizamos nuestro primer pudín en 1987, la formalización se produjo en el año 2000. Contratamos tres empleados y empezamos a preparar bufés y picaderas para todo tipo de actividades. Luego preparábamos las actividades completas, con decoraciones y aperitivos.

Actualmente tenemos clientes en todo Cotuí y contamos con 25 empleados. A diferencia del principio donde solo participaba la familia. Cuando empezamos a suplir a Barrick Pueblo Viejo tuvimos que contratar más personal porque teníamos que enviarles diariamente 1,500 almuerzos para los entrenamientos.

Con este negocio han crecido personal y profesionalmente mis hijos. Bladanlly, quien es la actual administradora, es Chef profesional y se ha preparado en diferentes técnicas para mejorar y ampliar nuestros servicios. Ahora solo soy repostera en el negocio, dice Sonya, y con ilusión manifiesta: "mis hijos son los que tienen la dirección y deben velar por el desarrollo del mismo, aspiro a verlos crecer con sus hijos como yo hice con ellos".

Nuestra historia con Barrick Pueblo Viejo inicia supliendo comida para los entrenamientos. Poco a poco se fue ampliando hasta que nos llamaron un día de la oficina de personal para hacer un contrato más grande. Además, nos dieron algunas sugerencias de cambios y mejoras que debíamos realizar para suplir la alimentación y lo hicimos, cuenta Sonya Castellanos.

A medida que avanzaba el tiempo las solicitudes se fueron ampliando y al cabo de varios meses nos contactó la oficina de personal para hacer un contrato más grande, ahí empezó nuestra expansión como negocio. Nos informaron que si en un mes podíamos ampliar la cocina, la cual para esa época era bastante pequeña, nos concederían el contrato para suplir la comida de todo el personal. Aceptamos la propuesta, nos concedieron un adelanto del contrato para los gastos, y ampliamos la cocina.

Durante casi seis meses tuvimos visitas semanales de un personal de Seguridad y Prevención de Riesgos de la compañía para verificar que todo marchara correctamente , además de capacitarnos en manipulación de alimentos, control de temperaturas, higiene personal, entre otras cosas. Todo esto dio como resultado una cocina y un equipo tan bien preparado en materia de seguridad y riesgo que ganamos el premio a la seguridad de la empresa en el año 2012.

"Si la minería se aplica como hicieron con nosotros para mantener los parámetros de calidad en la comida, adiestrarnos, prepararnos... si es una minería así, tiene que hacer bien", Sonya Castellanos.