República Dominicana

Molienda: Segundo escalón rumbo al oro

27/10/2016

La Molienda es la segunda etapa del proceso de producción del Doré, en la cual se prepara el mineral que se ha recolectado tras el minado, para ser procesado luego en las Autoclaves.

Cuando el reloj marca las 6:30 de la mañana, todo el equipo se prepara para iniciar su jornada del día. Lo primero es reunirse a repasar los requerimientos de seguridad, pues es imprescindible que se cumpla con la filosofía de seguridad de Barrick Pueblo Viejo “cada persona de regreso a casa sana y salva todos los días”.

El equipo de ingeniería realiza la planificación del trabajo. Una vez concluida, el personal previamente entrenado recibe las indicaciones, revisa su equipo y verifica cómo opera.    

Después ¡A trabajar!

Fases del proceso de Molienda

Este proceso incluye el empleo de dos grandes maquinarias con tecnología de punta y un gran equipo de personas que las opera. El primer paso consiste en llevar el mineral a una trituradora donde su tamaño se reduce a uno más pequeño y homogéneo. En esa labor, entra en juego el llamado Molino Sag desde donde el material sale triturado, pasa a una pila de acopio. y desde acá va a un segundo molino, en cantidades específicas. En ocasiones no es necesario someter el mineral al primer molino, pues el tamaño que tiene es el que requiere la segunda máquina.

Molino Sag: El molino semiautógeno o molino SAG es un equipo usado en plantas mineras para moler rocas de mineral, de manera que  su tamaño sea apto para las siguientes etapas de procesamiento.

Llevar el mineral a un tamaño aproximado de 80 micrones (milésimas de milímetros) es posible en el Molino de Bolas, que tiene un mecanismo similar al anterior, pero trabaja con bolas de acero de diferentes tamaños que se encargan de reducir la roca. En este proceso el mineral es reducido con agua. 

Con el interés de garantizar la seguridad y eficiencia de la operación de Molienda, un equipo de profesionales y técnicos opera un moderno centro de control, desde el cual monitorea todo el proceso y alerta ante cualquier anomalía detectada.

El proceso de molienda utiliza maquinarias sofisticadas que facilitan y disminuyen el tiempo de producción. Sin embargo, nada sería posible sin el gran personal humano que las monitorea. Se trata de personas capacitadas y organizadas que hacen posible el funcionamiento y mantenimiento correcto de los equipos utilizados: las dos trituradoras, los dos molinos y sus mecánicos derivados.

Para que el minado se complete, la pulpa del mineral (lodo que se produce al mezclarlo con agua) se envía al espesador, donde unas rastras giratorias mantienen en movimiento al material, haciendo que los sólidos queden en el medio y la solución suba a la superficie donde se rebosa. Este material cae en una segunda pared que bordea al “Espesador” y es recolectada para su neutralización en el proceso de molienda.  

Todo el trabajo termina en una pulpa que pasa a los equipos de Autoclaves, las cuales separan el oro y la plata de los demás minerales, a través de un proceso de oxidación.