República Dominicana

Los frutos de una alianza exitosa

06/08/2018

Los frutos de una alianza exitosa son evidentes con el impacto positivo de miles de personas beneficiadas con acciones como la reforestación, el suministro de agua, la educación y el empleo.

Miles de vidas impactadas en unas 300 comunidades del corredor Biológico Piedra Blanca-Los Haitises con acciones de reforestación, suministro de agua, educación y empleo, encarnan  los principales resultados del trabajo conjunto de tres entidades.

A seis años desde que la empresa decidiera unir nuestros esfuerzos con la organización Enda Dominicana y la Federación Zambrana-Chacuey en un ambicioso proyecto agroforestal y reforestación, más de 300 comunidades del Corredor Biológico del Caribe cosechan provechosos frutos de sostenibilidad y desarrollo.

El Proyecto de Manejo y Conservación de los Recursos Naturales de las Colinas Bajas fue iniciado en 2012 para contribuir con el aumento de la cobertura boscosa de las comunidades ubicadas desde Piedra Blanca hasta Los Haitises, a través de cinco componentes:

 

  1. Agroforestería,
  2. Reforestación de microcuencas hidrográficas,
  3. Fomento de la producción apícola,
  4. Construcción de sistemas de agua y
  5. Fomento de huertos comunitarios, familiares y escolares.

 

Solo entre 2013 y 2015, logramos establecer más de 30,000 tareas (1,875 hectáreas) de sistemas agroforestales en más de 120 comunidades, con 1,500 beneficiarios. Esto es, más de un millón de plantas de cacao, más de 200,000 árboles frutales, más de 800,000 cepas de plátano y una gran cantidad de plantas aromáticas.

 

Proyectos que cambian vidas

“Ahora la cosa ha cambiado, ahora tenemos agua para dar”, es la expresión de una comunitaria contenta de tener el agua que necesita para sus tareas diarias. Maria Marte, residente en El Limpio desde hace más de 30 años, recuerda los tiempos en que ella y sus vecinos tenían que comprar camiones de agua para realizar sus tareas de aseo diario o trasladarse a otras comunidades y pagar para la lavar su ropa.

En paralelo, las tareas de reforestación de las microcuencas fueron lideradas por 712 productores y estuvieron enfocadas a dos aspectos: la protección y recuperación de aguas degradadas y la comercialización.

 

Se instalaron más de diez viveros en la región, que produjeron plantas frutales, maderables, de sombra y cacao, teniendo como principal cliente al mismo proyecto.

 

En cuanto al fomento de la producción apícola, otro importante componente del Proyecto de Manejo y Conservación de los Recursos Naturales de las Colinas Bajas fue iniciado en 2015 con tres objetivos fundamentales:

 

  1. Producción de miel,
  2. Polinización de especies como apoyo a la biodiversidad del corredor biológico y
  3. Instalación de un centro para la formación de jóvenes en apicultura

 

De acuerdo con el informe ENDA, solo en 2015 se logró reestructurar tres apiarios escuela como empresas productivas comunitarias y de soporte a la biodiversidad. Además, se registraron avances en el reforzamiento a 42 colmenas en el apiario del Cruce de Bayaguana, Monte Plata, y en la limpieza y saneamiento, superando los problemas de producción, en Sabana Del Rey y apiarios en Triple, en Don Juan.

Esta es una noticia que impacta la vida de productores como Carlos Hernández Mariano, oriundo de Sabana Del Rey, quien recuerda que desde niño aprendió sobre el oficio de la apicultura de forma empírica y observando a su padre que también era apicultor. Con el inicio del proyecto, dice, pudo capacitarse y aprender sobre los ambientes adecuados y las técnicas para hacer el trabajo.

 

Además de darme la capacitación, a través el proyecto me facilitaron las cajas que utilizo para obtener la miel”, resaltó el joven apicultor.

 

Durante los años de ejecución del proyecto de colaboración ENDA, Barrick Pueblo Viejo y Federación Zambrana-Chacuey se alcanzó la instalación de 19 huertos de tipo familiar; dos en centros educativos de Monte Plata y San Pedro de Macorís, y se identificaron cerca de 600 comunitarios interesados en instalar huertos en sus localidades.

Los alcances del proyecto, que integra a la comunidad como protagonista de su crecimiento económico de la mano con el cuidado del medio ambiente, se completan con su consolidación como una fuente de empleos directos y de desarrollo para los pequeños empresarios de la zona, quienes generan recursos por la venta de sus cultivos y de plantaciones tanto a ENDA como a terceros.

Más de 100 kilómetros de tierra próximos a la operación de la mina han sido reforestados, esto ha permitido la mejora de la calidad de vida de los productores y sus familiares.