República Dominicana

José Belén: “De la agricultura mantengo a mis hijos”

12/04/2018

Este agricultor, oriundo de Zambrana, provincia Sánchez Ramírez, encuentra en el trabajo de la tierra el sustento para su hogar y la oportunidad de continuar con un legado familiar que data de varias generaciones.

Pese a que por algún tiempo decidió probar suerte en la Capital, José Belén regresó a la tierra que lo vio nacer y crecer, que ha trabajado desde niño, y cuyos frutos le han permitido asegurar el sustento de su familia desde siempre.

Y es que la familia y la agricultura van de la mano. Belén creció acompañando a su padre al conuco, y ahora le toca a él llevar a sus tres hijos al suyo, como una forma de enseñarles la importancia del trabajo, “Me gusta que también trabajen para que vean cómo es que se alcanzan los sueños: es trabajando. Además, están en la escuela”, sostiene.

En Barrick Pueblo Viejo apostamos a personas como él, que también ven en el empleo local y sustentable una vía para lograr sus objetivos, y a través del Programa de Desarrollo y Diversificación Productiva Sustentable, estamos creando oportunidades de progreso para los agricultores de 39 comunidades del entorno de nuestra mina.

Junto a la Incubadora de Empresas Cibao-Sur, pretendemos consolidar y ampliar el alcance del Proyecto de Manejo y Conservación de los recursos Naturales de Colinas Bajas, impulsado entre 2012 y 2016 por Barrick Pueblo Viejo, la organización social y ambiental ENDA Caribe y la Federación Campesina Zambrana Chacuey. Mediante esa iniciativa de responsabilidad social logramos mayor acceso a agua potable, fuentes de empleo y alimentos locales, e impactamos la vida de personas como José Belén, quien mejoró su capacidad de producir distintas plantas para el sustento y alimentación de su familia, aplicando técnicas de protección de los suelos.

Ahora nos toca dar un paso más, y por eso ampliaremos nuestro alcance y ejecución con miras a reforestar al menos cinco microcuencas con más de 50,000 plantas endémicas y nativas, integrando en las jornadas a las organizaciones comunitarias y a los centros educativos de las comunidades, e instalaremos sistemas de agroforestería para más de 600 productores, con siembras de más de 984,000 plantas y cepas de cacao, plátano y frutales en unas 12,000 tareas de tierra.

De igual forma, fortaleceremos al menos diez sistemas de agua existentes y crearemos cinco nuevos sistemas de acueductos rurales; para lograr esto, crearemos un Comité Gestor Apícola y una Cooperativa de productores, que posibiliten la creación de una marca local de miel, incorporando técnicas modernas de producción. Además, trabajamos para instalar al menos seis huertos con fines didácticos en distintas escuelas, y huertos comunitarios demostrativos.

José cuenta que lo primero que hace todos los días es dirigirse a su parcela para verificar sus plantaciones de piña, pimienta, chinola, plátano y cacao, el cual ocupa un lugar especial pues lo considera una especie de pensión, “cada vez que uno desea algo, solo debe coger para la parcela y algo encuentra”, dice. Su dedicación le garantiza una buena calidad de vida sin salir de su comunidad.

Sin embargo, hace seis años la situación era muy difícil, recuerda, pero poco a poco fue cambiando con las acciones de agroforestería, reforestación de microcuencas hidrográficas, emprendimiento rural, nuevos de sistemas de agua y el desarrollo de huertos familiares y escolares, que son la apuestas clave del proyecto anterior, que continuaremos a través de esta nueva iniciativa de Desarrollo y Diversificación.

Nuestra apuesta es mejorar la vida de las personas, poniendo en sus manos oportunidades de trabajo mediante el aprovechamiento responsable de los recursos disponibles. De esta manera, el concepto de minería sostenible adquiere para Barrick Pueblo Viejo un sentido muy especial, que se observa en la calidad de vida de nuestros vecinos.