República Dominicana

Hilario Martínez: “Mi comunidad se va a desarrollar”

07/08/2018

Hilario Martínez comparte la esperanza de sus vecinos ante el inicio de los trabajos de electrificación en comunidades de Zambrana, un proyecto que también incluye la reparación de las instalaciones eléctricas en el interior de todos sus  hogares.

os vecinos no se llenan de algarabía como es lo usual luego de un apagón. Por el contrario, los residentes temen por el nivel de voltaje que pueda traer el suministro y también por sus constantes vaivenes, que han provocado la pérdida de vidas, ocasionado incendios, y daños en sus electrodomésticos.

Tampoco se alegran porque la energía que les llega es inestable y no permite encender electrodomésticos o siquiera los bombillos. “La situación con la energía es pésima. Aunque tenemos luz, mayormente es de muy bajo voltaje y no nos sirve”, cuenta el dirigente comunitario Hilario Martínez, quien ha vivido durante sus 60 años de edad en el poblado.

Fueron los mismos vecinos quienes tuvieron que hacer las instalaciones eléctricas en sus calles y casas. Así entonces, una permanente vulnerabilidad y peligro convive con ellos.

El Proyecto de Electrificación que desarrollamos desde Barrick Pueblo Viejo y la Unidad de Electrificación Rural y Suburbana (UERS) cambiará la realidad de quienes viven en Las Lagunas y en otras 18 comunidades del entorno de la mina.

La iniciativa, que tiene un presupuesto de RD$64 millones, está compuesta por tres componentes; rehabilitación, que nos permitirá extender y sustituir las redes eléctricas de todas las comunidades; reparación del cableado y los equipos en el interior de alrededor de 1,700 viviendas y, finalmente, educación para todas las familias beneficiadas en temas como ahorro de consumo y seguridad.

Con el objetivo de que las comunidades reciban energía de manera segura, hicimos un levantamiento sobre la situación de electrificación interna de los hogares y se identificaron tres grupos: un primer grupo de viviendas a las que será necesario dotarlas del sistema de electrificación completo, es decir, cables, tomacorrientes, bombillas y otros equipos; un segundo grupo que está electrificado de manera adecuada pero que necesitan de ajustes y la colocación de breakers, y un tercer grupo que solo requiere la colocación de bombillas de bajo consumo.

La electrificación interna de los hogares supone un presupuesto de US$200,000 (unos RD$9.4 millones) que han sido contemplados dentro del presupuesto total.

“Mi comunidad se va a desarrollar”, expresó Hilario, quien sirvió de guía para los técnicos de la UERS que realizan levantamientos en las comunidades. “Nosotros estamos agradecidísimos de poder ver la energía en nuestra casa, porque nuestra situación va a cambiar mucho. Cuando hay servicios buenos la comunidad está tranquila. Eso será una cosa inmensa para nosotros”, concluyó el líder comunitario. Martínez mira con otros ojos su día a día; con alegría y entusiasmo que, a su vez, es nuestra mayor satisfacción.

La esperanza de las familias que viven en los alrededores de la mina es compartida, por eso concentramos todos nuestros esfuerzos en asegurar que cuenten con las mejores condiciones para su desarrollo sostenible, a través de un acompañamiento cercano y la gestión de verdaderas alianzas de valor.