República Dominicana

Enda-Barrick, la comunidad reforesta y emprende

14/02/2017

El propósito de la unión que conforma el proyecto Enda-Barrick Pueblo Viejo es el crecimiento boscoso de la zona de las Colinas Bajas desde Pueblo Viejo hasta el Parque Nacional Los Haitises.

En un ejercicio de minería sostenible, que integra a sus vecinos y varias organizaciones del entorno a la zona de operación de Barrick Pueblo Viejo, todos tienen un objetivo: que el verde sea el color más común en toda la zona. De ahí que la alianza “Enda-Barrick Pueblo Viejo, entre reforestación y producción” haya logrado reforestar y poner a producir alrededor de 100 kilómetros de tierras a la redonda de la operación, es decir, diez veces su tamaño.

El propósito de la unión que conforma el proyecto Enda-Barrick Pueblo Viejo es el crecimiento boscoso de la zona de las Colinas Bajas desde Pueblo Viejo hasta el Parque Nacional Los Haitises promoviendo la siembra de árboles maderables y también frutales, para que los comunitarios mejoren sus niveles de vida y dinamicen la economía local.

La alianza procura además fomentar el diseño de un sistema productivo, medidas de conservación y mejor acceso a los mercados locales y regionales.

 

En consecuencia, donde antes solo se daba  el “Moriviví” (Mimosa pudica), hoy se cosechan frutos como plátanos, cacao, aguacate y árboles maderables como cedro, caoba y melina, que producen prácticamente todo el año, además del pasto que consume el ganado propiedad del líder comunitario Pedro Ferreira “Don Pipí”, presidente de la Federación de Agricultores Zambrana - Chacuey quien lidera la relación con los agricultores de la iniciativa. Don Pipí también es un  agricultor muy conocido en la localidad y propietario de uno de los más 15 viveros que participan en el proyecto Enda-Barrick.

A través de la iniciativa, se ha incentivado la cultura de velar y proteger el medio ambiente, creando conciencia sobre los peligros de verter desechos inorgánicos al medioambiente, como es el caso de los plásticos que tardan muchos años en desintegrarse, afectando la tierra y su producción. Con estas acciones, se ha logrado una mejora sustancial del suelo, la fauna, la flora, la biodiversidad, el agua, el aire y el paisaje.

Haber reforestado la zona de las Colinas Bajas desde Pueblo Viejo hasta el Parque Nacional Los Haitises ha permitido además el surgimiento del turismo comunitario, permitiendo la confirmación de la Asociación de Guías de Cotuí, Maimón, Agucoma. Uno de sus miembros es el guía agroturista Hipólito Brito López, uno de los integrantes de la familia propietaria del Sendero Forestal Alfonso Brito, quienes cuentan con el primer y más variado vivero de la zona con más de 100 especies de árboles frutales y maderables.

Así como “Don Pipí” y Alfonso Brito, otros residentes en la zona cercana a la operación han decidido poner a producir sus tierras con el apoyo de Enda-Barrick, y sus historias son testimonio de que todo el entorno da pasos importantes para mantener su verdor, el reino del verde.