República Dominicana

El arte y la cultura de Cotuí se renuevan

07/12/2016

El arte y la cultura de Cotuí están en una renovación constante que se manifiesta en las calles de la ciudad, las cuales se han convertido en verdaderas galerías al aire libre y también en la transformación de su Escuela de Bellas Artes, que forma a las nuevas generaciones de jóvenes artistas.

Las reformas, que llenan de ritmo y color a la ciudad, han sido posibles a partir de la firma en 2010 del convenio que instituye la alianza público-privada para el desarrollo de las localidades cercanas a la zona de influencia de la mina de Pueblo Viejo, donde se encuentra la operación minera.

De esta forma, las actividades artísticas y culturales de Cotuí, están incluidas dentro de los planes de desarrollo municipal, que promueven el rescate de espacios, centros y manifestaciones culturales e históricas trascendentales de la ciudad, mediante la integración con organizaciones públicas y privadas, y junto a las comunidades cercanas a la operación.

En Cotuí, las historias son contadas por las paredes


Visitar las calles de Cotuí es como recorrer una galería de arte. El parque Juan Pablo Duarte, su glorieta, su obelisco y su entorno muestran gran parte de su historia cultural y social que, junto a sus principales actividades de producción y económicas, retratan de forma artística el modo de vida del cotuisano.

Los pinceles de reconocidos artistas plásticos originarios de Cotuí como es el caso de Francis Robles, han llenado de color, historia y belleza los espacios públicos, con murales que reflejan la unión entre generaciones y momentos históricos de la ciudad. En las paredes se conjugan las formas de vida de varias generaciones de lugareños con los personajes clave de episodios históricos de la ciudad, muchos de los cuales ofrecieron sus vidas por la libertad del país.   

En Cotuí se hace música de calidad.

Allí cerca de 200 adolescentes y jóvenes de la comunidad tienen la oportunidad de formarse en áreas como artes plásticas, música y canto, desarrollando sus vocaciones artísticas y construyendo los cimientos de lo que podría convertirse en su profesión y modo de vida.

Para que los estudiantes de Cotuí reciban la formación artística de más alto nivel fue necesario que instituciones públicas y privadas unieran esfuerzos. La Agencia de Cooperación Internacional de Corea del Sur y la empresa minera Barrick Pueblo Viejo aportaron los recursos para hacer realidad la ampliación y el equipamiento, con mobiliarios e instrumentos musicales, de la Escuela de Bellas Artes de Cotuí, su centro de formación artística y cultural por excelencia.

Como resultado, el área de música de Bellas Artes realiza tres conciertos al año en los que los jóvenes de Cotuí tienen la oportunidad de mostrar su talento, y que es fomentada por el equipo de profesionales que les acompaña asesorándolos y guiándolos en su aprendizaje.

Los conciertos son realizados:

  1. A mediados de septiembre, para dar inicio al año escolar.
  2. En diciembre, para celebrar la festividades navideñas.
  3. A fin de año, para recibir el Año Nuevo.

Con estas acciones, los espacios públicos de Cotuí no solo son vistosas galerías, también se han convertido en escenarios en los que la gente de la comunidad protagoniza impresionantes espectáculos, gracias a la encomiable labor que realiza la Escuela de Bellas Artes. Como parte de esta comunidad, y en un ejemplo responsable de minería sostenible, aportamos al desarrollo de Sánchez Ramírez y en particular a la promoción de su cultura, historia y expresión artística.