República Dominicana

Cruz Suero: “Ninguna persona puede desarrollarse sola”

08/05/2018

Este entusiasta dirigente considera que la clave para que su comunidad, El Nuevo Llagal, continúe progresando es el  trabajo en equipo, y así continuar logrando los objetivos comunes, y los jóvenes se sigan educando.

Los líderes comunitarios son personas especiales. Don Cruz Suero o “Crucito”, como es conocido en la comunidad El Nuevo Llagal, en la provincia Sánchez Ramírez, es un ejemplo de la gente que trabaja para que todos sus vecinos avancen juntos, y que nunca piensa solamente en su mejoría individual.

“El rol de un comunitario es luchar por el avance y el desarrollo de su comunidad,”, afirma don Cruz, quien fue de los primeros en mudarse a El Nuevo Llagal junto a su familia, e iniciar esta historia de progreso para cientos de familias del área.

Debido a su vocación de servicio y disposición de trabajo, don Cruz es reconocido entre sus vecinos como un líder.

“Yo no me preocupo tanto por mí, me preocupo porque la comunidad se desarrolle. porque ninguna persona puede desarrollarse sola ni puede superarse sola, tiene que ser en conjunto”, insistió el comunitario, quien preside el Consejo de Administración de la Cooperativa Agropecuaria y de Servicios Múltiples, posición desde la que apoya iniciativas de capacitación, de recursos y otras de crecimiento.

El Nuevo Llagal es una localidad en constante desarrollo, en la que se construyen nuevas viviendas, y cuyos niños y jóvenes se empeñan por su formación asistiendo a las escuelas, liceos y politécnicos cercanos. Además, cuenta con un hospital y decenas de negocios locales.

Crucito es un hombre de la tierra y trabaja en un vivero sembrando yuca, cacao y auyama, principalmente. Es el primer vivero de la comunidad, el cual fue instalado mediante el proyecto de Manejo y Conservación de los Recursos Naturales de las Colinas Bajas, llevado a cabo por Barrick Pueblo Viejo junto a la organización ENDA Dominicana, con el que impactamos las vidas de miles de personas del corredor Biológico Piedra Blanca-Los Haitises, con acciones de reforestación, de suministro de agua, educación y de empleo.

Ahora, don Cruz espera unirse al Programa de Desarrollo y Diversificación Productiva Sustentable, con el que continuaremos las principales acciones de, para apoyar el desarrollo sostenible de los más de 300 pueblos beneficiados.

Cruz Suero es, además, un hombre visionario. Para él la educación es una de las mejores maneras de avanzar a la sostenibilidad, y elevar la calidad de vida de los comunitarios, esto le motiva a trabajar, siempre, en las iniciativas educativas que impulsamos desde Barrick Pueblo Viejo, dirigidas a los jóvenes del pueblo.

“Yo pienso que en el tiempo esta comunidad va a superarse y a cambiar. Nos estamos preocupando y entendemos que el verdadero desarrollo tiene que empezar por la educación, y por eso estamos educando a la juventud en diferentes áreas”, expresó don Cruz.

Para él, de todas las intervenciones que realizamos como empresa en El Nuevo Llagal, la más importante es la realización de cursos de formación laboral junto al Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep), los cuales han impactado la vida de cientos de jóvenes de las comunidades cercanas a nuestra zona de operación, “esos cursos técnicos permiten que ellos puedan prepararse, aprender y buscar formas de cómo vivir mejor”, dijo.

Junto a la Incubadora de Empresas Cibao Sur, en Barrick Pueblo Viejo desarrollamos el Fondo de Apoyo a Iniciativas Emprendedoras de El Nuevo Llagal, con el cual acercamos a los emprendedores a opciones de préstamos blandos y de entrenamientos, al tiempo que les brindamos asesoría financiera.

Como siempre piensa en el futuro, también prepara un proyecto para instalar una fábrica de esquimalitos y jugos naturales dentro del Fondo de Apoyo a Iniciativas  Emprendedoras de Barrick Pueblo Viejo (que permitirá echar hacia adelante cientos de pequeños negocios). Su sueño es que la fábrica sea suplidora de las comunidades de la zona, y que genere entre 30 y 40 nuevos empleos.

“Nos sentimos contentos porque los intereses de la representante de la empresa en la comunidad son los mismos intereses nuestros”, expresó con alegría don Cruz, refiriéndose al trabajo que realiza Carmen Báez, Oficial de Relaciones Comunitarias de Barrick Pueblo Viejo encargada en la zona, y a todas las acciones que diseñamos en coordinación con nuestros vecinos.

Al igual que don Cruz, creemos que es más fácil progresar cuando trabajamos juntos. Por eso, seguir acompañando los deseos de superación y los planes de desarrollo común de personas como él, a través de nuestras acciones de responsabilidad social corporativa, es una parte importante de la misión, que como empresa perseguimos al ejercer una minería sostenible.