República Dominicana

Carlos Hernández: “Las abejas significan todo”

11/09/2018

Este joven oriundo de Sabana Del Rey, Zambrana, trabaja con abejas desde que era solo un niño. Ahora, ellas son la fuente del sustento suyo y de su familia.

Aunque para muchas personas las abejas son insectos de los cuales debemos correr y alejarnos, Carlos Hernández no podría vivir distanciado de ellas. Primero, porque desde niño aprendió a cuidar de los panales y a extraer su miel, siempre llamaban a su atención, de esta curiosidad se derivó una pasión que haría de este pasatiempo, su labor productiva.

“Ellas significan prácticamente todo”, dijo con una sonrisa en el rostro, reconociendo la importancia de las abejas no solo para su vida sino también en la naturaleza.

Recuerda que siendo niño acompañaba a su padre en las tareas apícolas, y se hacía cargo del humo que las calmaba y luego, cuando su padre dejó el oficio, comenzó a trabajar solo. Narra que logró conseguir un barril y luego despacio otros muchos, hasta llegar a los 60. Carlos está tan acostumbrado, que cuando tenía los panales con cientos de abejas dentro de los barriles, se acostaba a dormir sobre ellos.

Aunque con los años ganó una valiosa experiencia, no fue sino hasta que hizo un curso con el proyecto de Manejo y Conservación de los Recursos Naturales de las Colinas Bajas (antiguo ENDA-Barrick Pueblo Viejo), cuando logró aprender sobre los ambientes adecuados y nuevas técnicas para trabajar, elevando su producción. Además, el programa le ayudó a conseguir más cajas para producir la miel.

Mediante esa iniciativa de responsabilidad social corporativa, que desarrollamos entre 2011 y 2016, en Barrick Pueblo Viejo unimos esfuerzos con la organización Enda Dominicana y la Federación Zambrana-Chacuey, para la agroforestación y reforestación de más de 300 comunidades que forman parte del Corredor Biológico del Caribe.

Ahora, en una renovación de los principales componentes de esa iniciativa a través del Proyecto de Diversificación Productiva Sustentable, se formará un Comité Gestor Apícola y una Cooperativa de Productores, para crear una marca local de miel, y modernizar las técnicas de producción.

La miel que Carlos extrae en sus terrenos es vendida por galones, “Por el momento no tenemos una comercialización muy amplia, pero se vende y si hay miel hay dinero; por eso me he enfocado en la apicultura, porque me genera para sustentar a mi familia y es algo que además amo”, agregó.

Con las abejas, Carlos tiene muchas anécdotas. No olvida un día en que se descuidó y un enjambre le fue encima, por lo que tuvo que retirarse corriendo y escapar hacia la loma. El susto fue tal, que dejó atrás su máscara protectora, Finalmente, pasado un largo rato, pudo bajar, recuperar su máscara y tranquilizar a las abejas, pero eso no pudo evitar que saliera con varias picadas.

Si se observa el caminar de Carlos, desde que tenía un solo barril hasta que ha llegado a comercializar decenas de galones de miel producida en sus terrenos, se hace evidente que en todos estos años él ha sabido imitar muy bien la laboriosidad de sus abejas. Son personas como él, las que nos impulsan a continuar desarrollando programas de responsabilidad social corporativa que acompañen el progreso de sus comunidades y les permitan alcanzar la sostenibilidad.

La renovación de un proyecto exitoso

Entre los años 2011 y 2016 Barrick Pueblo Viejo, en alianza a la organización ENDA Caribe y la Federación de Agricultores Zambrana Chacuey, implementó el Proyecto de Manejo y Conservación de los Recursos Naturales de las Colinas Bajas Los Haitises, a través del cual se apoyó la reforestación del Corredor Biológico Nacional, que va desde Piedra Blanca hasta el Parque Nacional de Los Haitises.

En 2017 se dio inicio a una versión renovada del programa ENDA-Barrick, como era conocido, para la integración de más agricultores y apicultores en 39 comunidades próximas a las operaciones de la empresa. Con esta nueva modalidad se prevé lograr para finales de su primer año de implementación:

  1. La reforestación de al menos cinco microcuencas con más de 50,000 plantas endémicas y nativas, integrando en las jornadas de reforestación a más del 50% de las organizaciones de las comunidades donde se encuentran y al 60% de los centros educativos de la zona.
  2. La implementación de sistemas de agroforestería para más de 600 productores, con siembras de más de 984,000 plantas y cepas de cacao, plátano y frutales en unas 12,000 tareas de tierra.
  3. El fortalecimiento de al menos diez sistemas de agua existentes y la creación de cinco nuevos sistemas de acueductos rurales.
  1. La creación de un Comité Gestor Apícola y una Cooperativa de productores que posibiliten la creación de una marca local de miel, al igual que la modernización de las técnicas de producción.
  2. La creación de al menos seis huertos con fines didácticos en escuelas, al igual que huertos comunitarios demostrativos.

--

Enda-Barrick, la comunidad reforesta y emprende

El propósito de la unión que conforma el proyecto Enda-Barrick Pueblo Viejo es el crecimiento boscoso de la zona de las Colinas Bajas desde Pueblo Viejo hasta el Parque Nacional Los Haitises.