República Dominicana

Analgisa Rodríguez, “no importa de dónde vienes, si tienes claro para dónde vas”

04/06/2018

Son las palabras de una joven emprendedora, que tiene claros sus objetivos y que ha sabido aprovechar las oportunidades de progreso que se le presentan en la vida

Analgisa es una joven madre de dos niñas que vive en El Nuevo Llagal. Es oriunda de la comunidad de Los Cacaos, desde donde llegó como parte de la reubicación de varios pueblos de la zona que hizo el Estado, para reactivar las operaciones de la mina de Pueblo Viejo, en la provincia Sánchez Ramírez.

De espíritu alegre y contagiosa sonrisa, asegura que desde que se mudó a la  localidad ha recibido nuevas oportunidades de vida, entre las que citó: que pudo terminar sus estudios de manera satisfactoria, y además que se unió a nuestra familia de Barrick Pueblo Viejo, donde se encuentra laborando en la actualidad.

Los cambios positivos de estar en El Nuevo Llagal alcanzan también a sus dos hijas, pues estas no tienen que atravesar las dificultades que a ella le tocó vivir para llegar a su escuela y estudiar, “porque ellas la tienen a pocos pasos de la casa”, dijo.

Vistiendo un pantalón negro y camisa de mangas cortas con tenis azules, Analgisa se puso una gorra kaki y salió a su patio para mostrarnos cómo está aprovechando la tierra fértil que la rodea para sembrar berenjena, lechosa, plátano, guineo y guandules, “entre una y otras cositas que hacen falta en la casa”, apuntó. Con el orgullo de toda una agricultora, Analgisa se paseó sonriendo entre las especies de su plantación, mientras presentaba uno a uno cada uno de sus frutos.

En un momento, no lo pensó dos veces para hacer una pausa, abrir un espacio en la tierra con ayuda de un machete, y sembrar una planta utilizando sus propias manos.

“Mi vida allá en Los Cacaos era un poco limitada, debido a la falta de posibilidades de supervivencia”, comentó la joven mujer recordando las precariedades que le tocaban vivir antes de la reubicación. Sin embargo, su frase favorita expresa muy bien la forma en que le han salido las cosas en su vida “siempre he dicho que no importa de donde tu vienes si tienes claro para donde vas”.

La responsabilidad social corporativa que hacemos en Barrick Pueblo Viejo busca apoyar el crecimiento sostenible en las comunidades del entorno de nuestra mina, a través de distintas iniciativas. Entre otras, hemos puesto en marcha decenas de cursos, programas para el rescate de la cobertura boscosa de la zona y un Fondo de Apoyo a Iniciativas Emprendedoras, que promete echar hacia adelante decenas de pequeños negocios, reactivando el empleo local y la economía de las comunidades.